Otra Economía, #OtroRealEstate

Publicado en LCNI/Mag-4 | En la web: https://www.linkedin.com/pulse/otra-econom%C3%ADa-otro-real-estate-marcelo-satulovsky/

Inflación y cambios normativos; tasas, dólar, UVA.. El impacto de lo inmediato no da respiro y captura la atención -y el esfuerzo- de los actores del Real Estate; más en un año electoral. Pero detrás está el bosque, y el desafío es aún mucho mayor. Con sus amenazas y oportunidades vivimos ya la 4ª revolución industrial (o el inicio de la 5ª) que viene transformando los modos de habitar, de producir y gestionar la ciudad; de materializar la arquitectura, de concebir y operar las organizaciones, de pensar y hacer negocios (1).


En el sector, el cambio sigue cuatro líneas concurrentes. Hay cambios de escenarios y comportamientos; hay cambio de jugadores, en las reglas de juego, y cambio en los modos de cambio del juego. Insistir pues en los enfoques tradicionales esperando un resultado superior, es pensamiento mágico. Ante el nuevo entorno, cambiar la respuesta podría traer una evolución, pero cambiar las preguntas es lo que guía a la disrupción. La posibilidad de hacer #OtroRealEstate nace de las preguntas que no nos hacemos, de revisar paradigmas y pensar diferente.


Revisando paradigmas: economía


El Real Estate es la cadena de valor responsable de articular la producción y gestión de los espacios de la gente. Del hábitat. O del “oikos”, como dirían los griegos: la casa-grande, la casa-de-todos. Pero observemos que este concepto del oikos es a su vez la raíz de lo “eco”. Y así de la ecología, la comprensión profunda de esa casa-grande y la responsabilidad que nos cabe -como hacedores de la ciudad- en la gestión urbana y del #Desarrollo.


De allí deriva también la economía, que nos abarca a la vez como sector: la administración de esa casa-de-todos, y cuya definición clásica refiere a la “ciencia social que estudia los métodos más eficaces para satisfacer las necesidades humanas mediante el empleo de bienes escasos”. Aun obviando distorsiones y desajustes, o dejando un momento de lado que esas “necesidades humanas” deberían ser de-todos (equidad) e incluso a futuro (sustentabilidad), no es que de cara a la sociedad de la información todo va a cambiar: en los tiempos del cambio la economía ya cambió. Es otra, aunque de esto casi no se habla.


La humanidad inicia con una economía de subsistencia, que derivó a una de producción, se transformó en una de consumo y avanza a una economía de creación (Ismail, 2014). Históricamente el valor se basó en lo material y la escasez; pero hoy la información, datos, creatividad, conocimiento.. los fundamentos son intangibles. Y antes que agotarse con el uso, se multiplican en las dinámicas de red impulsando otra economía, de abundancia, donde las lógicas exponenciales de la interacción superan a la acumulación como claves para la creación de valor.


En una realidad bipolar, hoy conviven pues esa economía de escasez -de objetos y equilibrio, moneda y balances- con otra centrada en los des-equilibrios de la innovación continua, y en lo dinámico del acceso/uso más que en lo estático de la propiedad. Una economía de flujos antes que de stock, donde los costos marginales caen, las curvas de oferta y demanda se alteran, se rediseñan modelos de negocio y los propios actores -guste o no- van debiendo repensarse.

Recalculando


El Real Estate no es ajeno a eso. Si bien la fase de la construcción es más “dura”, el avance en nuevos materiales, procesos constructivos, energía, etc. anticipa cambios profundos. Algo que viene pasando en diseño, visualización, logística o control de gestión; y que se juega ya a pleno en las fases “blandas” del financiamiento, la gestión estratégica, comercial, administrativa, etc.


Por otra parte, recordemos que esto no se trata de ladrillos sino de gente, y de relaciones entre ellos y con el hábitat: el núcleo en la definición del Real Estate está en ese rol articulador. Claro que si hablamos de articular relaciones entre gente, es evidente cómo la tecnología viene impulsando enormes cambios en todas las áreas. Sin embargo, no se trata solo de incorporar IA o el software más reciente. Inventar es generar algo nuevo, pero innovar es transformar la realidad con su aplicación: el eje no está en la tecnología, sino en los modelos que adoptamos para la gestión de la innovación, y cuál es el plus de valor que aportamos con eso.


Y es que aplicada a la gestión de propiedades, la tecnología misma afronta grandes desafíos. El PropTech es un puente entre dos mundos, con lógicas diferentes y sus propios ritmos. Esa economía bipolar no es una abstracción; entre los ritmos lentos del Real Estate tradicional (y lo estático de las propiedades) por un lado, y la aceleración disruptiva de la 4ª revolución industrial por el otro, en el medio está la gente y sus lugares. En el cruce entre lo lineal y lo exponencial, nos toca recodificar los modos de #HacerCiudad para el S.XXI.


La respuesta exponencial


Dar y darnos desde el Real Estate una respuesta acorde al cambio exponencial, implica operar sobre tres dimensiones:

Qué? - Economía colaborativa

La respuesta exponencial sólo surge de la sinergia. Tejer redes es la clave, capitalizando la complementación de capacidades y recursos, desarrollando antifragilidad (2) en el sector mediante la co-construcción de conocimiento y el aprendizaje distribuido.

Hackear las lógicas tradicionales en el diseño estratégico de los proyectos (tiempo/espacio o propiedad/uso p.ej.), adoptar esquemas blandos de asociatividad, promover la co-creación de valor con emprendimientos colaborativos, construir respuestas P2P.. La economía colaborativa potencia el efecto multiplicador permitiendo reducir costos, crecer en impacto, y operar el paso de lo incremental a lo exponencial.


EJ.: coworking; redes; nuevos usos; emprendimientos colaborativos o intersectoriales; esquemas de financiamiento colectivo, alianzas y gestión de/con complementadores, etc. CASOS.ar : La Comunidad de Negocios Inmobiliarios; co-desarrollos - LCNI; Fundación Tucumán; etc.


Cómo? - Rediseño de modelos y soporte tecnológico

La operatividad de ese planteo se asienta en dos factores: la innovación continua en los modelos de negocios y gestión; y la incorporación sistemática de tecnología.

La primera clave es mantenernos “siempre en beta”, abiertos al rediseño continuo de los modelos organizacionales y de negocio, y acompañarlos con herramientas acordes al nuevo escenario (Ej. BMC, Lean, parámetros ExO, Big Data, BIM, etc.). La premisa a la vez de operar modelos abiertos y en red -articulando colegas, áreas, actores, sectores, etc.- recorta las curvas de aprendizaje, e incrementa el impacto de las nuevas respuestas.Paralelamente, es ya ineludible la incorporación acelerada de tecnología en la cadena de valor para consolidar el ecosistema PropTech local en todas sus dimensiones: construcción, funcionamiento y administración de los espacios; gestión comercial, financiera y de uso.


EJ.: estructuración emprendimientos integrales y esquemas de acceso; incorporación de nuevos instrumentos jurídicos, tokenización, crowdfunding, smart-contract, etc. / CASOS.ar: Grupo HiT, Amaneceres/WTC, Crowdium, lugaren.com , Miller&Co - Río IV; alpozo.com; aestrenar.com; Termas Dolores, Bs.As.; Edisur/Mio, Córdoba; Link/Puedo,Tucumán; etc.

Para qué? - Triple Impacto

Para qué hacemos lo que hacemos? Más allá de la tecnología, los sistemas constructivos, financieros o de gestión, esto es lo que da #Sentido al conjunto. A nivel global, numerosos bancos y fondos de inversión, profesionales y académicos, empresas de diversas escalas y sectores, vienen consolidando un vasto ecosistema reconocido como las nuevas economías, o economías de impacto.

El Real Estate no puede estar ausente: operando el hábitat, el impacto de nuestra labor sobre la ciudad y su gente es directo. Se trata pues de profundizarlo, de asumir un rol activo en los procesos del #Desarrollo y promover desde allí empresas/proyectos de #TripleImpacto (económico, social y ambiental) que orienten la potencia de los negocios, la fuerza del mercado, a la generación de respuestas genuinas y sustentables a los grandes desafíos de nuestras comunidades.


EJ.: Economía Social; B-Corp / Sistema B; Banca Ética; Capital Social-BID; etc. Casos: Triodos Bank, Bancolombia, Natura, Patagonia, Danone, etc. / CASOS RealEstate.ar : hay poco en esta línea en el país. Algo de esto se ve en trabajos de Edisur-Córdoba, Grupo Roma en Rosario, GO-Real Estate en Salta, Madryn, etc., o en nuestra labor para Núcleo Productivo Sur y Termal Dolores (BsAs.), en Termas Basavilbaso, y la micro-centralidad urbana del Paseo La Delfina, en Entre Ríos.


Otro Real Estate


La adopción en el Real Estate de nuevos enfoques e instrumentos ya no es una elección, sino casi un requisito. En todos los sectores, las dinámicas y actores tradicionales se están redefiniendo rápidamente, de cara a un inédito escenario de 6D: Digitalización, Distorsión, Disrupción, Desmaterialización, Desmonetización, Democratización del acceso a bienes y servicios (Diamandis, 2014). Estamos listos para eso?


Sustentabilidad hoy se dice disrupción. Es otro tiempo y otra economía; es tiempo de #OtroRealEstate: tecnológico y colaborativo, de triple impacto y antifrágil, en red.


Arq. Marcelo Satulovsky

@marcelosatu | BA, Feb.2019


--- --- --- --- ---

NOTAS

1 - https://www.linkedin.com/pulse/otrorealestate-el-mapa-del-cambio-marcelo-satulovsky/ 2 - https://www.linkedin.com/pulse/antifr%C3%A1gilrealestate-marcelo-satulovsky/

0 vistas
BENEFICIOS LCNI QUILMES

Si sos miembro de La Comunidad de Negocios Inmobiliarios, o cliente directo de un miembro, tenes acceso a beneficios con las siguientes marcas presentando la tarjeta LCNI Club:

Beneficios exclusivos Miembros LCNI Quilmes:

1200x630wa (1).png

Los descuentos podrían variar sin previo aviso. Consulte con cada establecimiento antes de consumir en el mismo.
LCNI no se responsabiliza por la calidad del servicio de los establecimientos adheridos al plan de beneficios.